martes, 23 de agosto de 2016

Tronco caído en San Martín



En la avenida San Martín, calle Soledad, casa La Quintica, al lado de la cancha La Mina, El Guarataro (DC), se encuentra un gran tronco de árbol, el cual no han terminado de tumbarlo desde hace 15 años. Los vecinos hemos estado cortándolo, pero poco a poco el tronco se ha inclinado más. Hacemos un llamado a las autoridades para que solucionen este problema.



José Escalona
CI 6.166.157  

Fuera de carril



Desde hace meses he visto las instalaciones del sistema Metro de Caracas en una situación deplorable, sobre todo la Línea 1; me he percatado de que faltan los extintores, asunto sumamente grave ya que se pone en peligro a los millones de usuarios que usan el sistema diariamente. Si ocurre un percance y se presenta un incendio dentro del túnel o en los andenes, cómo se apagaría el fuego si los extintores brillan por su ausencia.
En lo que se refiere al mantenimiento de las estaciones, no sé qué sucede con los encargados de la limpieza, hay estaciones que están llenas de desperdicios. Invito a las autoridades del Metro a que se den una vuelta por las estaciones Pérez Bonalde, Plaza Sucre, Capitolio, Plaza Venezuela y Chacaíto, las mismas están sucias con uno que otro graffiti “decorando” las paredes. ¿Qué pasa con las “medidas” que se estaban tomando para que las instalaciones estuviesen limpias y en buen estado? Hay que hacer algo en dichas estaciones, por ser de las primeras construidas merecen ser remodeladas, por ser las más transitadas su deterioro es más rápido.
Otra anomalía que se está presentando es la venta ambulante por parte de personas que ingresan a los trenes comercializando golosinas; señores del Metro, el sistema no es un centro comercial ni mucho menos un mercado.
Esa irregularidad demuestra que el circuito cerrado de cámaras no está funcionando y es un mero objeto decorativo. En infinidad de ocasiones muchos usuarios han sido asaltados y atracados dentro de los trenes por delincuentes que aprovechan el tumulto de personas y el no funcionamiento de las cámaras.
Todo ello por la falta de agentes policiales, hecho que facilita a los amigos de lo ajeno cometer sus fechorías con toda tranquilidad e impunidad. Últimamente hay estaciones cuyas entradas y salidas parecen un mercado persa, las mismas están ocupadas por buhoneros vendiendo queso, frutas, legumbres, chucherías y bisutería. Así que ya es hora de que el Metro de Caracas recobre su prestigio como el medio de transporte público más eficiente, limpio y seguro de los caraqueños y de toda Venezuela. 



Miriam Cuevas
Hab de La Pastora

lunes, 22 de agosto de 2016

La redes sociales



Las redes sociales en Internet son aplicaciones web que favorecen el contacto entre las personas, donde quiera sea el lugar del mundo que se encuentren, no solo por textos sino mediante imágenes y comunicación en directo.
Esto nos ha brindado un sinfín de bondades, pues antiguamente la comunicación era precaria y tardía, lo que hoy catalogamos como un gran avance tecnológico que nos facilita y mejora nuestra calidad de vida, siempre sin olvidar que entre sus peligros y beneficios se encuentran los graves errores de contenido que allí pueden aparecer por la falta de chequeo de la información o lo fácil que resulta. Además de ser instantánea y bastante económica.
Mi experiencia con las redes sociales ha sido magnífica, me ha permitido reencontrarme con compañeros de estudios que por motivos geográficos me hubiese sido imposible localizar y ver; me ha permitido ver y hablar con familiares en diferentes latitudes del mundo; hasta me ha permitido averiguar de diferentes temas, incluso de salud, que solo podría conocer en algunas bibliotecas o directo con un profesional del área. Actualmente, no podemos negar la gran importancia que las redes sociales tienen para todos, ya sea en el campo personal o empresarial, puesto que representa una vía expedita para hacer llegar un mensaje a miles.
Todas las personas, en líneas generales, tenemos la necesidad de compartir, ya sean nuestros logros, nuestros fracasos, quizás hasta en la búsqueda de oír opiniones a nuestra calamidad, o hasta esperar una solución, eso forma parte de nuestro ego, de allí la necesidad de comunicarnos. Lo que debemos es poner atención especial en nuestros niños y adolescentes para su correcto uso, en pro de su cuidado. Como bien decía Aristóteles en el libro uno de su Política: “El hombre es un ser naturalmente sociable y el que vive fuera de la sociedad por organización y no por defecto del azar es, ciertamente, o un ser degradado, o un ser superior a la raza humana”. A él pueden aplicarse aquellas palabras de Homero: “Sin familia, sin leyes, sin hogar”.  



Manuela Ortega
Licenciada en Administración
Avenida Fuerzas Armadas

Agua sucia en El Valle



En El Valle, desde hace dos meses el agua de tubería está llegando de color marrón y con un olor putrefacto. Lo que ocasiona piquiña, salpullido y hasta sarna en el cuerpo. Hacemos un llamado a Hidrocapital y al Ministerio del Ambiente para que tomen cartas en el asunto y verifiquen el proceso de purificación del agua.


Diana Vilera

Hacia dónde vamos



El país está estremecido; si bien es cierto que existen cosas fuera de lugar que todos conocemos, lo más dificultoso es que poco a poco la hermandad existente entre nosotros está diluyéndose como el agua entre los dedos. Solo basta con ingresar a las llamadas redes sociales, que deberían de llamarse redes disociales, y ver cómo nos envenenan con su contenido a todos los que en ella transitamos; si queremos criticar determinadas circunstancias, debemos hacerlo pero con cordura, buscando la reconciliación nacional, llamando al respeto de los unos y los otros sin ningún tipo de distinción, político, ni social.

El respeto es la base esencial para una convivencia sana y pacífica entre los miembros de toda sociedad, pero parece que nosotros perdimos ese respeto y ese amor por lo nuestro en un transitar inexplicable, perderlo quizás fue lo más fácil, encontrarlo es una tarea titánica en la que cada uno de nosotros debe aportar un grano de arena y así ser una montaña inquebrantable. 

Somos un país formado por una gran cantidad de inmigrantes quienes se instalaron en nuestras tierras y dejaron sus raíces, pero esa herencia entregada por ellos parece haber sido olvidada por muchos de nosotros; decimos herencia porque ellos hicieron suya nuestra tierra; sin embargo, muchos de los que ahora estamos aquí y fuera de estas tierras, claman intervenciones, pero siguen siendo venezolanos y en algún momento tendrán que venir a su país y trabajar por su desarrollo.

Muchos han dicho que hay que saber de dónde venimos para poder imaginar hacia dónde vamos, pero es bueno citar al fallecido presidente John Kennedy: “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país”.

Ángel Pulido Colmenares